Patente amazónica revela una red de carreteras para controlar los automóviles que circulan por cuenta propia

Amazon es conocida por su incesante búsqueda de innovación para mejorar y actualizar constantemente sus servicios a los clientes. Por ejemplo, justo a principios de año, se reveló a través de una patente que el gigante del comercio electrónico planeaba construir almacenes volantes para las entregas de aviones teledirigidos. En el último, una nueva patente otorgada por la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos el 17 de enero de 2017 revela la propuesta de la compañía de establecer una red de carreteras que pueda controlar los automóviles que circulan por carriles reversibles.

Los planes de Amazon podrían anunciar un nuevo futuro para los vehículos autónomos

En general, se ha considerado que la automoción es la próxima tecnología innovadora que revolucionará el futuro, pero el debate rara vez se centra en los problemas de la vida real que se plantean con esta nueva tecnología. Los carriles reversibles se usan comúnmente en las ciudades de los Estados Unidos para aliviar la congestión al cambiar la dirección del flujo de tráfico.

Los conductores son notificados del cambio de dirección a través de señales y luces que indican los carriles que están abiertos o cerrados para manejar o dar vuelta. En el caso de los vehículos autónomos, la pregunta sigue pendiente de respuesta es cómo un coche que se conduce por sí solo podría gestionar el tráfico de entrada múltiple en un carril a horas arbitrarias.

La nueva patente, presentada por Amazon en noviembre de 2015, trata precisamente de esta tarea aparentemente complicada de navegar por carriles reversibles que cambian de dirección sobre la base de la mayor parte del flujo de tráfico.

Según la patente, los automóviles que conducen por su cuenta «pueden no tener información sobre carriles reversibles cuando se aproximan a una parte de una calzada que tiene carril reversible», lo que probablemente se produciría en caso de un choque precipitado con el tráfico entrante.

Esto también significaría que los vehículos autónomos no podrían optimizar sus rutas al entrar en el carril correcto de antemano, un rasgo que se considera un aspecto beneficioso en los coches de autoconducción.

La patente de Amazon propone un sistema centralizado de gestión de carreteras que controlará los carriles reversibles y actualizará su estado para que los vehículos que se acerquen al carril específico puedan conducir por sí solos. Esto ayudará al vehículo a saber qué carril será la mejor opción para conducir, ayudando así a coordinar el movimiento del vehículo a gran escala. A continuación se presenta un diagrama de flujo que explica cómo se llevará a cabo esto-

Se está desarrollando el interés en la tecnología V2I

El sistema propuesto por Amazon es similar a las plataformas en nube y a la tecnología de vehículo a infraestructura (V2I) que están desarrollando los fabricantes de automóviles, a través de la cual los vehículos pueden intercambiar patrones de tráfico, estadísticas de seguridad y otra información relevante.

Por ejemplo, Audi hizo incursiones en la nueva tecnología cuando anunció su sistema de Información de Semáforo que utiliza los datos del centro de gestión de tráfico para calcular cuánto tiempo durará una luz roja o verde. Se ha implementado sólo en ciertas áreas alrededor de Nevada, pero sin embargo, es un comienzo.

Una idea similar para los coches autopropulsados ha sido lanzada por Nissan a través de su Sistema Autónomo de Movilidad sin Costuras. En este, hay un centro tripulado por humanos que guía a los vehículos autónomos para hacer frente a situaciones poco comunes, por ejemplo, una carretera que ha sido parcialmente bloqueada por la policía. A través de la experiencia, estos vehículos aprenden a través del aprendizaje automático sobre cómo responder a estos problemas, basándose en las soluciones proporcionadas por los seres humanos.

Una diferencia clave entre estas tecnologías y la patente de Amazon es que la red de carreteras sería propiedad y operada por Amazon y los fabricantes de automóviles podrían beneficiarse de la misma.

Trabajar en tecnología autónoma es clave para las operaciones logísticas de Amazon

Se rumorea desde hace mucho tiempo que Amazon está trabajando en tecnología autónoma que puede mejorar sus operaciones logísticas internas y reducir la dependencia de la mano de obra y reducir los costos operativos (esto es aún más importante en vista de que la administración de Trump está implementando controles más estrictos para los inmigrantes, lo que llevaría a un aumento en los costos de mano de obra).

En los últimos años, el comercio electrónico en línea ha estado trabajando gradualmente para construir su propia red de entrega: compró miles de remolques de camiones en diciembre para entregar mercancías entre sus almacenes, la expansión de Amazon Logistics en todo el mundo, los objetivos de una red de transporte de carga y, por supuesto, su iniciativa Prime Air, que está a la vanguardia del proyecto autónomo de aviones no tripulados de la compañía.

Amazon adquirió la empresa de robótica Kiva Systems en 2012 para automatizar sus centros de distribución, por lo que pasar a camiones y furgonetas autopropulsados será el siguiente gran paso para impulsar su división de logística.

Sin embargo, una vez más, queda por ver si Amazon realmente trabaja para implementar esta propuesta o si seguirá siendo la carpeta de ideas en espera a corto plazo.

Deja un comentario